jueves, 30 de mayo de 2013

Corpus Christi, fiesta de la eucaristía

Hoy, a nivel mundial, la Iglesia Católica celebra Corpus Christi, la fiesta del cuerpo y la sangre de Cristo, que significa la presencia de Cristo en la eucaristía, que fue instituido el Jueves Santo en la Última Cena, donde Jesús convirtió el pan y el vino en su cuerpo y sangre.

Corpus Christi se realiza 60 días después del Domingo de Pascua. La finalidad es proclamar y aumentar la fe de la Iglesia Católica en Jesucristo presente en el Santísimo Sacramento. Por ello, es un momento importante de reflexión para el mundo cristiano.

Tradición

La Iglesia Católica tiene tradicionalmente varias actividades para la celebración de este día, pero una de las más importantes es la procesión en donde la hostia (en representación del cuerpo de Cristo) es la principal protagonista que es exhibida en una custodia.

Eucaristía

La comunión es el rito cristiano del memorial de la Última Cena, descrita en el Nuevo Testamento, donde Jesús ofreció pan y vino a sus apóstoles diciendo: “Este es mi cuerpo que será entregado por vosotros para el perdón de los pecados. Tomad y bebed todos de él porque esta es mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna que será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados. Haced esto en conmemoración mía”.

Origen de la festividad

La solemnidad de Corpus Christi se remonta al siglo XIII. Dos eventos extraordinarios contribuyeron a la institución de la fiesta: las visiones de Santa Juliana de Mont Cornillón y el milagro Eucarístico de Bolsena, Orvieto.

Visiones de Santa Juliana

Se cuenta que en Lieja, Bélgica, una religiosa cisterciense llamada Juliana de Cornillón (1192-1258) tuvo una visión que interpretó como la necesidad de instituir una celebración a la presencia de Jesús en la Eucaristía.

Una noche, la luna llena brillaba como plata, pero con una mancha negra; interpretó que la luna representaba a la Iglesia militante en la tierra, que recibe la luz del Sol: Cristo Jesús; la mancha significó para ella la carencia de una celebración litúrgica para la Eucaristía.

Juliana presentó petición a las autoridades eclesiásticas, hasta que el Obispo de Lieja Roberto de Theorette en 1246 celebró el primer Corpus.

Más adelante, el papa Urbano IV —quien conocía bien el asunto de Sor Juliana de Cornillón— instituyó la celebración del Corpus Christi para la Iglesia Católica, fijándola el jueves después de la fiesta de la Santísima Trinidad.

Milagro de Bolsena

En 1264, el Padre Pedro de Praga, Bohemia, dudaba sobre el misterio de la transustanciación del Cuerpo y de la Sangre de Cristo en la Eucaristía. Acudió así en peregrinación a Roma para pedir sobre la tumba de San Pedro la gracia de una fe fuerte.

En representación del cuerpo de Cristo, la hostia es la principal protagonista en la celebración del Corpus Christi . - Carlos López Gamboa Los Tiempos
De regreso de Roma, Dios se le manifestó de manera milagrosa, ya que cuando celebraba la Santa Misa en Bolsena, en la cripta de Santa Cristina, la Sagrada Hostia sangró llenando el Corporal de la Preciosa Sangre.

La noticia del prodigio llegó pronto al papa Urbano IV, que se encontraba en Orvieto. Hizo traer el corporal y, al constatar los hechos, instituyó la Solemnidad de Corpus Christi.

Así, el papa Urbano IV encargó a Santo Tomás de Aquino la preparación de un oficio litúrgico propio para esta fiesta y la creación de cantos e himnos para celebrar a Cristo en la Eucaristía. Entre los que compuso está la sublime secuencia “Lauda Sion” que se canta en la Misa de Corpus Christi.

En 1290, el papa Nicolás IV, a petición del clero y del pueblo, colocó la primera piedra de la nueva catedral de Orvieto donde aún se encuentra la sagrada reliquia.

Tomado: http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/vida-y-futuro/20130530/corpus-christi-fiesta-de-la-eucaristia_214919_462345.html

No hay comentarios: