miércoles, 8 de agosto de 2012

Sermones de San Bernardo de Claraval



1. Hoy celebramos la fiesta de los ángeles, y exigís un sermón digno de semejante solemnidad. ¿Pero qué pueden decir de los espíritus angélicos unos viles gusanos? Creemos y confesamos sin vacilar que la presencia y visión divina los hace dichosos, y que disfrutan eternamente de aquellos bienes del Señor que el ojo nunca vio, ni el oído oyó, ni el corazón del hombre puede imaginar. ¿Qué va a decir, pues, un simple mortal a hombres mortales, de realidades que ni él puede imaginar ni ellos son capaces de entender? Si de la abundancia del corazón habla la boca, en nuestro caso la lengua tiene que enmudecer por falta de ideas.
 Es cierto que nos desborda por completo y supera nuestra capacidad explicar el resplandor de la gloria de que los ángeles santos gozan en sí mismos, o más bien en Dios. Pero sí podemos comentar la gracia y amor que nos dispensan. Estos espíritus celestes no sólo tienen una grandeza que nos causa admiración, sino también una delicadeza llena de amor.
 Así, pues, hermanos, ya que no podemos comprender su gloria acojamos entrañablemente su misericordia. Nos consta que estos familiares de Dios, ciudadanos del cielo y príncipes del paraíso, la poseen a raudales. Nos lo confirma por otra parte el Apóstol, que fue arrebatado al tercer cielo y mereció estar presente en aquella corte bienaventurada y conocer sus secretos. "Todos ellos son espíritus encargados de un ministerio, con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación".
2. Y que nadie ponga esto en duda: el mismo Creador y Rey de los ángeles no vino a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por todos. ¿Cómo vamos a despreciar esta misión de los ángeles, si se adelantó a ellos aquel a quien ellos sirven en el cielo llenos de ilusión y de gozo? Si también dudas de esto, hay quien lo vio y lo testifica: "Miles y miles le servían, millones estaban a sus órdenes. Otro Profeta dice al Padre, refiriéndose al Hijo: "Lo hiciste poco menos que los ángeles". Sí, es maravilloso que "quien es tanto más poderoso cuanto más extraordinario es el título que ha heredado", supere en humildad a los que sobrepuja en grandeza y aparezca muy por debajo de los ángeles el que se consagró al más humilde servicio.
 Tal vez te preguntes en qué se hizo inferior a los ángeles cuando vino a servir, ya que también ellos, como antes dijimos, tienen la misión de servir. Muy sencillo: en que no sólo sirvió sino que también se dejó servir, siendo uno mismo el que ofrecía sus servicios y los recibía. Razón tiene la esposa del Cantar cuando grita: ¡Mirad, cómo viene éste, saltando sobre los montes y brincando por los collados! Cuando se pone a servir salta sobre los ángeles, y cuando se deja servir brinca sobre ellos. Los ángeles sirven de lo ajeno, ofreciendo a Dios nuestras buenas obras, y trayéndonos su gracia. Por eso la Escritura, antes de afirmar que "de la mano del ángel subió ante Dios el humo de los aromas" dice expresamente que le habían entregado gran cantidad de aromas. Ellos ofrecen a Dios nuestros sudores, no los suyos; y no sus lágrimas no las nuestras Y nos devuelven, no sus propios dones sino los de Dios.
3. No actuó así aquel Siervo que está por encima de todos y se hizo el más humilde: se ofreció a sí mismo como sacrificio de alabanza, entregó su vida al Padre y nos reparte diariamente su carne. En gracia, pues, a un Siervo tan extraordinario, los ángeles santos nos asisten gustosa y amablemente. Nos aman porque Cristo nos amó. Dice un proverbio popular: Quien ama a Beltrán, ama a can. ¡Ángeles benditos! Nosotros somos unos cachorrillos de ese Señor a quien vosotros tanto amáis; unos perrillos ansiosos de llenarse el estómago con las migajas que caen de la mesa de sus amos, que sois vosotros.
 Digo esto, hermanos, para que tengáis plena confianza en los ángeles y acudáis libremente a ellos en todas vuestras necesidades. Procurad, vivir más dignamente en su presencia, alcanzar continuamente su favor, captar su benevolencia e implorar su clemencia. Para ello estimo necesario indicaros otros motivos que estimulan a los ángeles a cuidarse de nuestra debilidad. Sin ansiedad suya, ciertamente, pero con mucho provecho para nosotros. Sin perjuicio para su felicidad, y en beneficio inmenso de nuestra salvación.


RESUMEN
Cristo vino con nosotros para servir y ser servido. Los ángeles sirven a la obra del Creador presentándoles nuestras lágrimas y sudores. Los Ángeles nos asisten y aman porque Cristo nos amó.

No hay comentarios: