viernes, 13 de mayo de 2011

Separado de Dios el cuerpo se rebela contra el hombre, alerta el Papa

VATICANO, 13 May. 11 / 11:29 am (ACI/EWTN Noticias)

Al recibir hoy a los participantes del encuentro promovido por el Pontificio Instituto Juan Pablo II para estudios sobre matrimono y familia, el Papa Benedicto XVI explicó que el drama actual de la sexualidad está en que cuando el cuerpo se separa de su Creador, entonces se rebela contra el hombre y pierde su capacidad de expresar la comunión.
El Santo Padre refirió en su discurso que el cuerpo humano posee un lenguaje negativo que no pertenece al plan original de Dios sino que es fruto del pecado: "nos habla de opresión del otro, del deseo de poseer y de explotar (…) Cuando se separa de su sentido filial, de su conexión con el Creador, el cuerpo se rebela contra el hombre, pierde su capacidad de mostrar la comunión y se convierte en terreno de apropiación del otro".
"¿No es este el drama de la sexualidad, que hoy permanece encerrada en el círculo estrecho del propio cuerpo y en la emotividad, pero que en realidad sólo se puede realizar en la llamada a algo más grande?", cuestionó luego.
Benedicto XVI recordó que hace treinta años, el nuevo Beato Juan Pablo II fundó este Instituto y el Pontificio Consejo para la Familia, y precisamente el 13 de mayo de hace también treinta años "sufrió el terrible atentado en la Plaza de San Pedro".
Seguidamente indicó algunos puntos de reflexión a los miembros del Instituto para "conjugar la teología del cuerpo con la teología del amor y encontrar la unidad del camino del hombre".
Tras resaltar que "el cuerpo es el lugar donde el espíritu puede habitar", el pontífice señaló que "a la luz de esto se puede entender que nuestros cuerpos no son materia inerte, pesada, pero hablan si sabemos escuchar, el lenguaje del amor verdadero".
Luego de indicar que el cuerpo "nos habla de un origen que no nos hemos conferido a nosotros mismos", el Papa aseguró que "solo cuando reconoce el amor originario que le ha dado la vida, el ser humano puede aceptarse a sí mismo, puede reconciliarse con la naturaleza y con el mundo".
El Papa recordó también que "los cuerpos de Adán y Eva, antes de la caída, aparecen en perfecta armonía. En ellos hay un lenguaje que no han creado, un eros enraizado en su naturaleza, que les invita a recibirse mutuamente por el Creador, para poderse donar".
"La unión en una sola carne se convierte entonces en unión de toda la vida, hasta que el hombre y la mujer llegan a ser un solo espíritu".
"En este sentido –continuó– la virtud de la castidad recibe un nuevo sentido. No es un ‘no’ a los placeres y a la alegría de la vida, sino el gran ‘sí’ al amor como comunicación profunda entre las personas, que requiere tiempo y respeto, como camino juntos hacia la plenitud y como amor que llega a ser capaz de generar vida y de acoger generosamente la vida nueva que nace".
Ante las distorsiones del entendimiento del cuerpo que ha generado el desorden de la sexualidad actual, el Papa dijo que "Dios ofrece al hombre un camino de redención del cuerpo, cuyo lenguaje es preservado en la familia" y es en ella "donde se entrelazan la teología del cuerpo y la teología del amor. Aquí se vive el don de sí en una sola carne, en la caridad conyugal que une a los esposos".
"Aquí se experimenta la fecundidad del amor y la vida se une a la de otras generaciones. En la familia el hombre descubre su relacionalidad, no como un individuo autónomo que se auto-realiza, sino como hijo, esposo, padre, cuya identidad se basa en el ser llamado al amor, a recibirse de otros y a darse a los demás".
Finalmente Benedicto XVI recordó que "Dios asumió el cuerpo y se reveló en él. Como Hijo, recibió el cuerpo filial en la gratitud y en la escucha del Padre, y donó este cuerpo por nosotros, para generar así el cuerpo nuevo de la Iglesia".

No hay comentarios: