miércoles, 19 de noviembre de 2008

Calles de Maracaibo colmadas en procesión de La Chinita



Miles de fieles recorrieron la ciudad con ofrendas florales, cánticos y banderas


Maracaibo.- Desde la Basílica, salió ayer en procesión la Virgen de Chiquinquirá "La Chinita" de los zulianos, quien, como cada año, paseó junto a miles de fieles por las principales calles del casco central de Maracaibo, en un acto de amor, reafirmación de fe y devoción mariana.

Dicho recorrido tuvo como escenario la avenida 12 (El Recreo y Padre Áñez), la calle 89D (Celis), la avenida 14 (Navarro), Padilla y la avenida 13 (Andes).

Ofrendas, rezos, cánticos, flores, banderas blancas y celestes, y gaita; fueron la constante en la entidad occidental, donde los zulianos veneraron la emblemática tablita, tal como lo hacen de manera formal desde 1812, para reafirmar su identidad como pueblo y su religiosidad.

Previo a la caminata con la virgen, los creyentes asistieron a varias misas en honor a la "reina morena" desde la medianoche del lunes hasta las 10 de la mañana de ayer en la Basílica para venerar la Tablita. Justo a esa hora, y hasta las doce del mediodía, monseñor Hernán Sánchez Porras, obispo del ordinario militar de Venezuela y un grupo de capellanes, oficiaron la última ceremonia, ofrendada por la Guardia Nacional, donde asistieron representantes del Alto Mando Militar y autoridades civiles de Maracaibo.

Luego de ello, las puertas permanecieron cerradas hasta la tarde, cuando la llamada "Dama de El Saladillo" salió, en carroza y trono, para la misa solemne, celebrada a las cinco de la tarde y presidida por monseñor Ubaldo Santana, arzobispo de Maracaibo y presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, acompañado por integrantes de la Provincia Eclesiástica del Zulia, el clero de la Arquidiócesis y el clero visitante.

Un par de horas después, la Virgen retornó a sus aposentos, en la Basílica, desde donde, seguramente, continuará recibiendo la visita de sus fieles en el transcurso del año.

Celebración multicolor Entretanto, en el marco de la XLIII Feria de la Chinita, miles de personas se congregaron desde la noche del pasado lunes en diversos puntos geográficos de la capital zuliana para emprender una celebración interrumpida por más de 24 horas.

Una de las más nutridas, se desarrolló en el complejo ferial de Grano de Oro donde los asistentes disfrutaron de una mezcla de gaita, merengue, vallenato y reggaeton. La presentación de Diomedes Díaz, Omar Enrique y L'scuadrón, Chino y Nacho y Jean Carlo Centeno, entre otros, deleitaron a los presentes.

Ayer, para el cierre de feria, la Alcaldía de Maracaibo organizó un espectáculo con exponentes nacionales e internacionales de la música. Desde las 6 de la tarde, la avenida 5 de Julio se llenó de gente para despedir las fiestas marabinas.

La historia En 1709 apareció una tablita en las orillas del lago de Maracaibo, la cual fue encontrada por un grupo de mujeres lavanderas. Una de ellas, la tomó en sus manos y la llevó a su casa en el Saladillo, para utilizarla como tapa de su tinaja de agua. La lavandera, llamada María Cárdenas, observó cómo en la tabla se reflejaba la borrosa figura de una virgen con rasgos indígenas, que llevaba en sus brazos al Niño Jesús. La mujer, asombrada, la colgó en una pared para rezarle. Horas después, escuchó ruidos que provenían de la tabla y se percató de que la imagen adquiría mucho brillo.

Fuente: http://politica.eluniversal.com/2008/11/19/pol_art_calles-de-maracaibo_1154246.shtml

No hay comentarios: